siguenos en facebook Canal de youtube siguenos en Twitter siguenos en Google+ Sígueme en Likedin

Thursday, February 3, 2011

Socialnetworking a la Peruana: Campaña Electoral


PPK en Facebook

La campaña electoral en el Perú inició, y con ella se inició una especie de meta debate, o sea, un análisis sobre el propio debate que ahora juega sus fichas en el entorno virtual. Particularmente creo que algunas personas como J.J. Rendon juegan a no darle importancia a las Redes, sin embargo, países con menor penetración de Internet como Egipto han desatado sus revueltas precisamente en la Red Social.

En ese sentido me gustaría comentar un artículo publicado por Javier Alejandro Ramos, quien hace un análisis de la actual campaña electoral en los medios virtuales.

Las campañas electorales no serán nunca más las mismas desde que comenzó a difundirse el uso de las redes sociales como Twitter y Facebook (para referirnos a las más visitadas y/o populares) Hoy, es prácticamente imposible que un candidato se haga conocido sólo colgando pancartas en los postes, repartiendo volantes en los mercados y las calles, anunciando su rostro y slogans en paneles publicitarios o desde un spot televisivo.

En este sentido, creo que aún no hemos desarrollado tanto como para decir que el branding en medios sociales sea un requisito para ser conocidos electoral y políticamente, basta con ver cómo los cerros de Lima están decorados con la K de Keiko y el amarillo de Castañeda, por tanto aún es importante la utilización de medios audio visuales y las pintas.

Pintas de Keiko en algún caserío andino

En nuestro país, el colosal invento se utilizó primero tímidamente, y luego con algo más de soltura, durante la campaña electoral municipal del año pasado. Y ahora, en plena efervescencia del proceso para elegir al próximo Presidente y a los Congresistas, se ha desatado masivamente, y todas las agrupaciones políticas con plancha presidencial tienen un perfil en Facebook, mientras que el 80% de los candidatos al Congreso también, y alrededor de 200 de ellos “twittean” diariamente el estado de sus actividades realizadas o por efectuarse, y se enfrascan en no pocas discusiones con sus contendores, que en muchos casos han llegado a ser jocosas y a la par interesantes.
Es cierto hoy en día, todos o casi todos los candidatos, pretenden ser trendings en las redes sociales. Algunos mejor que otros, tienen clara una estrategia; pero la mayoría navega sin una dirección definida en el ámbito virtual.

Lógicamente que una cuenta de Facebook o Twitter no tienen el espacio que en una web sí podría existir para detallar propuestas, exhibir logros, anunciar actividades, expresar puntos de vista y recogerlos de los internautas, para luego de un proceso de análisis, reformular algunas cuestiones. En las redes sociales todo es veloz, inmediato, como ver un partido de fútbol vía satélite, mientras que una web queda en el tiempo. Los posts en Facebook o las pocas lineas que permite Twitter deben ser, justamente por su brevedad en espacio y en la memoria, bien diseñados para capturar la atención del navegante de internet, logrando que sigan el link o enlace al website donde se aloja una información más completa.

Castañeda en FB

Es precisamente aquí donde se nota la mano del community manager, que además de ser un comunicador estratégico, debe ser un conocedor integral de las redes sociales. Esto obviamente enmarcado en el universo de una estrategia integral de marketing político.
Un enunciado en Twitter, pese a lo corto que es, puede generar polémica y enconados debates. Ejemplos de ello son los kilométricos puyazos entre los congresistas Carlos Bruce (Perú Posible) y Fabiola Morales (Solidaridad Nacional), o recientemente entre el fujimorista Carlos Raffo y la conductora del programa televisivo Prensa Libre, Rosa María Palacios. La información en esta red social es abundante y permanente, y lo único que se requiere es tener capacidad de síntesis y una redacción fluída que genere interés y debate. Un buen slogan, repetido varias veces al día, y una extensa red de seguidores, aseguran que el mensaje llegue bien y se instale en la conciencia de los lectores.
Agregaría en este caso que los mensajes nacen precisamente de la interacción con los cibernautas, el tono, la promesa y la evidencia; componentes básicos del mensaje central, deben tener como origen el conocimiento previo el consumidor final, en este caso el elector, de lo contrario el mensaje puede ser rechazado.



Reportaje sobre el uso de las redes sociales en Buenos Días Peru
Facebook también tiene amplias posibilidades. La lista de amigos y contactos va creciendo, y se establecen vínculos entre candidatos y ciudadanos gracias a los posts, que uno puede revisitar sin problemas. Es una herramienta que acerca al político con la población, aunque hay que tener cuidado, como en Twitter, con la suplantación de identidades. Lo más interesante, sin embargo, es que con una bien diseñada estrategia, éstas herramientas para la conformación de comunidades virtuales vienen sirviendo para que los candidatos difundan sus actividades, puntos de vista y hasta pensamientos en tiempo real, y hasta supervisar el manejo de la misma campaña sin necesidad de tener o asistir a un local.
Facebook constituye una potente herramienta de marketing, ya sea comercial o político. Junto con Twitter, Facebook permite acelerar en tiemo real la interacción de con los electores, y tengo la idea que deja un poco más en claro la cantidad de potenciales votantes que puede tener un candidato.
Un reciente estudio ha medido la cantidad de menciones acerca de los candidatos a la Presidencia en Twitter y Facebook, resultando el líder de Perú Posible, Alejandro Toledo, como quien aparece en primer lugar, seguido de Keiko Fujimori, y más atrás PPK, Luis Castañeda, Ollanta Humala y Manuel Rodriguez Cuadros. Hace unas semanas, sin embargo, la medición habría colocado en uno de los primeros puestos a la ex candidata aprista Mercedes Araoz, una de las primeras personalidades políticas que entendió el manejo de las cuentas en redes sociales y trabajó adecuadamente en ellas, como en su momento hicieran Susana Villarán, Lourdes Flores Nano y Alex Kouri, durante la campaña electoral municipal del año pasado, siguiendo algo rudimentariamente el ejemplo del presidente norteamericano Barack Obama
En este sentido el candidato Toledo, es quien está haciendo un uso más inteligente de las redes sociales. Sin embargo, al parecer el asesor de Luis Castañeda, J.J. Rendón empezaría a aplicar una maquinaria basada en el uso de los rumores. Por lo que no sería extraño que lleguemos a una proliferación de perfiles falsos, tanto en Twitter como en Facebook, apelando a una serie de leyendas urbanas que se desplieguen en la red y que luego salgan al mundo real.


Carlos Raffo twitteando a la mala
Pero ojo, que tener cientos o miles de “me gusta” no garantiza una curul o un pase a segunda vuelta. Aglutinar followers en Twitter o incrementar la lista de amigos y fans en FB hasta el punto que te sancionen por enviarle invitación a todo el mundo, no es sinónimo que eres más popular que lo que las propias encuestas dicen. El fenómeno del candidato que es seguido en las calles por una procesión de gente se repite en las redes sociales porque las personas se comportan así, les gusta la novedad, disfrutan sintiendo cerca a los famosos porque piensan que algo de su suerte se les pegará, o simplemente se relacionan con ellos para despues criticarlos con saña y desde adentro. Eso por un lado, y por otro: el hecho que un candidato sea mencionado mucho más que sus adversarios, no quiere decir que todo sea “buena prensa”
Efectivamente, la cantidad de followers o seguidores no implica que un candidato gane una elección, sin embargo es un indicador que se debe tomar en cuenta en el momento de diseñar una campaña comunicacional. Creo que mucho implica la interacción del candidato con sus seguidores, la fortaleza de sus propuestas, y la efectividad de la estrategia.

Sin duda, el uso de las redes sociales para campañas políticas (y para contracampañas, si tomamos como ejemplo al colectivo denominado “No a Keiko”, que ya tiene más de 100 mil seguidores en Facebook) revolucionará el futuro de las estrategias electorales, porque minimiza los gastos de publicidad, consigue hacer penetrar los mensajes en la población sin que ésta salga de casa, e involucra en temas políticos a gente que antes sentía poco interés por ellos, amén de permitir la expresión de los jóvenes, que son en mayor medida los consumidores de productos digitales.
Difiero de esto último, porque no se ha generado necesariamente espacios de comunicación sobre temas, sino más bien oportunidades de insultos y denostaciones contra candidatos. Creo que suponer que se puede esperar una suerte de debate helénico a través de las redes sociales es simplemente incorrecto.

Pero un político que decide utilizarlas debe saber también que en ellas se le exigirá no sólo transparencia, sino también “correa”, porque habrá no pocas críticas, en muchos casos altisonantes y hasta irrespetuosas, e incluso denuncias que pueden ser concretas o equivocadas, pero que generarán una reacción entre los seguidores que podría ser demoledora para las aspiraciones del candidato en cuestión si es que no hay una respuesta adecuada por falta de tiempo, o porque fuera pescado infraganti y no existiera coraje para la autocrítica, como le pasara por ejemplo a una de las pioneras en el uso de FB, la congresista Rosario Sasieta, al ser denunciada por una de sus asistentes, que revelara que la Madre de la Patria la obligaba a lavarle los pies. El silencio en las redes sociales cuando uno ha sido antes muy locuaz, puede ser lapidario.
Esto último es muy cierto, todo comunica, hasta no dejar de postear comunica algo. Como conclusión considero que todos los medios sociales son una estupenda oportunidad de retroalimentar a nuestros seguidores y retroalimentarnos nosotros mismos. Es importante tomar en cuenta que en el universo de la comunicación es necesario recurrir a técnicos en el tema, e ir a las redes con una estrategia inteligente y efectiva. Las redes están allí y hay que utilizarlas.



Toledo en Youtube
.

No comments: